El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, acaba de firmar una serie de acuerdos con inversionistas nacionales e internacionales, para iniciar la exploración y explotación minera en la nación sudamericana, con miras a crear nuevas fuentes de ingresos de divisas.

"Es una de las fuentes más magníficas y extraordinarias que tiene Venezuela para ir equilibrando los ingresos, para ir reemplazando al petróleo como única fuente de ingresos (de divisas)", afirmó Maduro durante el Encuentro de Empresas Nacionales e Internacionales para la Exploración y Explotación Minera.

A este nuevo proyecto, que tiene como objetivo fortalecer el sistema financiero venezolano, se integraron en principio un total de 150 empresas de 35 naciones, las cuales contribuirán en "el desarrollo" para "enfrentar la crisis" que hoy atraviesa el país caribeño.

Los inversionistas podrán realizar trabajos de exploración y explotación del Arco Minero del Orinoco, que comprende 114 mil kilómetros cuadrados de gran parte del sur del país, donde se registran importantes yacimientos de hierro, oro, níquel, coltán, bauxita, entre otros recursos naturales.

"Tenemos un proyecto de país, un plan. Pero vamos más allá, tenemos la proyección del Arco Minero. Con una visión clara del desarrollo minero a partir del ecosocialismo, a partir del respeto a la biodiversidad", enfatizó el jefe de Estado venezolano.

Durante el encuentro, Maduro firmó un decreto para que "se proceda inmediatamente a la cuantificación y la certificación de las reservas mineras contenidas en el Arco Minero y que los venezolanos tengamos una base sólida para la asociación e inversiones".

A su vez, puntualizó que este territorio "tiene inmensas potencialidades que están en pleno desarrollo", con reservas probadas en oro de 3.400 toneladas, las cuales podrían llegar a las 7 mil toneladas con la certificación.

Además, el presidente Nicolás Maduro aprobó la creación de la Zona de Desarrollo Estratégico Nacional "Arco Minero del Orinoco", para crear las condiciones y estímulos pertinentes que garanticen el proceso de exploración y explotación de los recursos naturales.

Por su parte, el ministro de Petróleo y Minería venezolano, Eulogio del Pino, expresó que las empresas nacionales y extranjeras "tendrán garantizado el retorno acorde a la inversión de un área, de un relativo muy bajo riesgo valórico".

Indicó también que el nuevo plan minero que adelanta el Ejecutivo, podría permitir al país suramericano posicionarse como uno de los más importantes productores de recursos naturales, al ubicar a Venezuela como "la segunda reserva de oro más grande del mundo".

Edición Digital