La minera argentina MCC les propuso a sus empleados el retiro voluntario. Reducirán la planta a la mitad del personal para poder seguir funcionando. Quedarían sólo 250 trabajando.

La MCC Minera Sierra Grande empezó el año con una serie de medidas para lograr ajustar la cantidad de personal, tal cual lo anticipó el año pasado. Ahora los obreros tienen hasta el 18 de enero para adherirse al retiro voluntario.

Según se supo, la firma pretende achicar su planta de personal en unos 200 operarios, con lo cual sólo funcionaría con 250 en total, de los 525 que tenía originalmente.

La Minera explicó a sus trabajadores en un memo que la drástica caída que ha experimentado el precio del mineral de hierro en el orden internacional pone en serio riesgo la continuad de las operaciones en el yacimiento. "Ello a raíz de que el costo actual de producción es seis veces mayor al precio de venta en el mercado siderúrgico", se expresó.

Los empresarios, entre ellos el gerente general Chen Quifang, expresaron que cualquier aumento en la producción se traduciría en mayores pérdidas y afectaría seriamente la liquidez de la empresa.

También se explicó que la reestructuración de la producción es la única medida viable para evitar la pérdida de liquidez que tendrá la compañía en el corto plazo y se planificó una disminución de la producción con el fin de atender exclusivamente la demanda por parte de la industria no siderúrgica.

Edición Digital