El listado de empresas mineras que está recortando personal se sigue engrosando, tanto a nivel mundial como en el plano local. Ayer, la canadiense Teck, que en Chile opera dos faenas y tiene un proyecto para los próximos años, anunció que reducirá en 1.000 los puestos totales, en todas las operaciones y oficinas globales de la minera, a través de despidos y renuncias voluntarias.

En el país, la minera opera Carmen de Andacollo en la Región de Coquimbo y Quebrada Blanca en Tarapacá, además de las oficinas que tiene en Santiago.

Aunque hasta el momento no había claridad respecto de las dimensiones que tendría este recorte en el país, desde la compañía comentaron que como parte de la respuesta de Teck a las desafiantes condiciones del mercado, se están tomando medidas de reducción de costos en todas las oficinas y operaciones.

Por eso, cada operación determinará los detalles de esas reducciones de costos en las próximas semanas y notificará primero a los empleados una vez se finalicen los planes.

"Nuestro objetivo es asegurar que nuestras operaciones mantengan su competitividad durante estas desafiantes condiciones del mercado", dijeron.

En el caso de Teck, no es primera vez que debe recurrir a una medida de esta naturaleza. Ya el año pasado realizó ajustes en la dotación con 64 puestos de trabajo, de un total de los 1.500 con que contaban en el país. De ellos, 14 fueron en Santiago y el resto fue en Carmen de Andacollo, informaron en esa oportunidad. A la vez, en 2013 se había concretado algo similar en Quebrada Blanca.

Con este recorte adicional que está haciendo la compañía a nivel global, completará 2.000 puestos los últimos 18 meses.

El plan para hacer frente a la baja del cobre incluye varias líneas de acción, según anunció la firma desde Vancouver.

De partida, reducirá en 650 millones de dólares canadienses (unos US$ 488,5 millones), el gasto total en 2016.

Esto último se logrará a través de reducciones y aplazamientos en gastos de capital por US$ 263 millones y, el resto, en ahorros operativos identificados en el presupuesto para el próximo ejercicio.

Además, retiró el proyecto Coal Mountain Fase 2 del proceso de evaluación ambiental que lleva adelante en Canadá.

"Estamos implementando estas medidas adicionales para conservar capital, bajar nuestros costos operativos y mantener flexibilidad financiera debido a las muy difíciles condiciones del mercado", dijo Don Lindsay, presidente y CEO de Teck.

Edición Digital