Reportando una caída del 27% en ventas de equipos nuevos desde el segundo trimestre del 2015, Finning International anunció una reducción adicional de su fuerza de tareas de aproximadamente 1.100 personas (8%). Estas medidas, que también incluyen 450 puestos de trabajo en Sudamérica, se traducen en una reducción de 1.900 personas desde principios de año, y 2.500 personas (1.200 en Sudamérica) desde el inicio de la crisis a mediados del 2013.

“En línea con importantes pasos que ya se han tomado para ajustarse a la crisis económica, hemos tomado nuevas medidas decisivas para reducir costos e implementar mejoras operacionales sustentables mientras la condiciones del mercado se debilitaban durante el tercer trimestre,” dijo Scott Thomson, presidente y CEO de Finning International. “También hemos continuado reestructurando nuestra red de sucursales en Canadá.” Finning sacará de funcionamiento 11 instalaciones en el oeste de Canadá. Combinado con el anteriormente anunciado cierre de 16 complejos, la presencia de la compañía en el oeste de Canadá se habrá reducido en más de un 20% para mediados/finales del 2016.

Con casa matriz en Vancouver, B.C., Finning es el mayor distribuidor de Caterpillar a nivel mundial que brinda servicios en Canadá Occidental, Chile, Argentina, Bolivia, Uruguay, como también en el Reino Unido e Irlanda.

Edición Digital