El grupo minero chileno CAP suspenderá en enero las operaciones en una planta de pellets para enfocarse en la elaboración de otros productos más rentables, en medio de la presión por los débiles precios del hierro.

La medida de CAP propone dar un mes de vacaciones a unos 400 operadores de la unidad de pellets de Huasco, una de sus principales unidades productivas y ocurre luego de los despidos realizados en la misma planta hace unos seis meses.

"Este plan supone la detención de la planta por el período (enero) para priorizar la venta de 'sinter feed', mineral que no requiere procesos adicionales y que permite elevar los márgenes de la empresa, debido a su menor costo", aseguró el diario Pulso citando a fuentes de la compañía.

La decisión de CAP ocurre en medio de una sostenida debilidad en los valores internacionales del mineral de hierro.

Los precios de la materia prima acumulan una caída cercana al 33 por ciento en lo que va de este año, debido a un mayor suministro de mineras en Australia y Brasil, junto con una menor demanda de China.

En los últimos años CAP ha llevado a cabo un plan para reducir sus costos en medio de la caída del hierro.

La minera informó una pérdida de 8.935 millones de pesos (12,6 millones de dólares) en el tercer trimestre, un perjuicio mayor al esperado por el mercado debido a la baja en los valores del mineral de hierro y un aumento en los costos de venta.

Edición Digital