El Diario Financiero informó que Barrick propuso reducir en al menos US$ 3.000 millones su deuda durante este año. Por eso las operaciones y proyectos en Chile deben hacer esfuerzos para aportar con el objetivo de la administración en Toronto y, en ese contexto, la iniciativa binacional Pascua-Lama inició un proceso de venta de equipos y maquinaria prescindibles en esta etapa de paralización que vive la futura mina de oro y cobre.

La canadiense, en específico, está enajenando 30 camiones mineros gigantes con capacidad de 300 toneladas métricas máxima, de marca Komatsu, que tienen un precio unitario de mercado, si están nuevos, de aproximadamente US$ 5 millones. Sólo por este ítem, la valorización es de US$ 150 millones en activos que Barrick pone a la venta.

De todas formas, comentan fuentes de la industria, la valorización del equipo no es equivalente a la recaudación que pueda lograr Barrick.

"Lamentablemente para ellos, en este momento sobra en el mercado maquinarias y, tampoco, hay una gran demanda por este equipamiento, así que si no ponen un precio atractivo, es difícil que logren vender todo el equipo", señala un alto ejecutivo de la industria minera.

Pero las ventas no terminan con los camiones. A ellos se suman cinco palas gigantes valorizadas en US$ 80 millones y siete grúas "manitouwac" que cuestan US$ 25 millones nuevas. De esta manera, los activos totales que rematará la firma llegan a US$ 255 millones.

Desde Barrick comentan que Pascua-Lama está ejecutando un plan de optimización del proyecto para retomarlo cuando existan mejores condiciones de mercado. En ese proceso, se enmarca la enajenación de equipamiento.

Asimismo, en la compañía canadiense recalcan que el equipo minero y maquinaria de construcción que ofrecen al mercado no es necesaria para esta etapa de paralización que vive el proyecto.

Edición Digital