La empresa canadiense Barrick Gold anunció ayer que vendió un 50% de su mina de cobre chilena Zaldívar por unos u$s 1.000 millones al grupo Antofagasta, que asumirá el control del yacimiento.

La operación, que Barrick prevé cerrar a fines de 2015 y que está sujeto a la aprobación regulatoria, establece que Antofagasta pague u$s 980 millones al concretarse la transacción y el resto en cuotas anuales a partir del 2016, informó la agencia Reuters.

"Esta transacción está en línea con nuestra estrategia de concentrarnos en el negocio minero de cobre y representa una oportunidad única para adquirir una operación ya establecida y con bajos costo de producción en Chile", afirmó en un comunicado el presidente de Antofagasta, Diego Hernández.

Barrick, que en la Argentina controla Veladero y el proyecto binacional Pascua Lama, compartido con Chile, inició en abril pasado un proceso para vender una participación en el yacimiento Zaldívar en medio de sus intentos de reducir su deuda antes de terminar el año.

Zaldívar, que produjo 100.000 toneladas de cobre el año pasado, tenía a fines de 2014 reservas probadas y probables de 2,5 millones de toneladas de cobre, lo que significa una vida de las reservas de aproximadamente 14 años, según cifras de Barrick Gold, el mayor productor mundial de oro.

El presidente ejecutivo de Antofagasta Minerals, Iván Arriagada, destacó que la operación "es un paso clave para aumentar nuestra producción y seguir creciendo para lograr un millón de toneladas por año".

Antofagasta es un grupo chileno con actividad en diversos rubros, que cotiza en la Bolsa de Londres.

En minería, es uno de los mayores productores de cobre a nivel mundial, con minas como Los Pelambres, El Tesoro, Michilla y Esperanza.

Edición Digital