Al norte de la provincia de Zamora Chinchipe junto a la Cordillera del Cóndor se desarrolla la primera fase del proyecto Fruta del Norte, uno de los cinco proyectos mineros estratégicos del Ecuador que está a cargo de la canadiense Lundin Gold, y que tiene un potencial de 6,8 millones de onzas de oro y 9,14 millones de onzas de plata.

Apenas 15 minutos, en helicóptero separan al campamento de Las Peñas, de Fruta del Norte, del aeropuerto de Cumbaratza, en la provincia de Zamora Chinchipe, a unos 650 kilómetros al sureste de Quito. El viaje desde el aire permite observar la belleza de la región amazónica así como la majestuosidad del río Zamora y de la selva.

En esa zona rica en recursos naturales se ubica el proyecto minero. Según las estimaciones, la mina tendría al menos 18 años de vida productiva. Se prevé que la fase de explotación arranque en 2016 con la firma de un acuerdo entre el gobierno y Lundin Gold y que la primer extracción de oro salga de la mina en 2018.

Por ahora el yacimiento se encuentra en fase de exploración para lo que se están realizando estudios metalúrgicos y de geotecnia, que forman parte del estudio de factibilidad ambiental.

Lundin Gold se hizo cargo de Fruta del Norte desde diciembre de 2014 cuando otra empresa canadiense, Kinross, desistió de desarrollar el proyecto y vendió su participación. En un primer momento Lundin Gold invirtió 240 millones de dólares y hasta finales de 2015 prevé invertir 23,5 millones de dólares en el campamento de Las Peñas y 22,4 millones para trabajos de perforación, pruebas metalúrgicas y otros estudios.

Luego de mantener conversaciones con el gobierno, la empresa se ha comprometido a invertir hasta 2.400 millones de dólares para el contrato de explotación minera. Se estima que los trabajos de explotación empiecen a finales del 2016.

Edición Digital