Profesionales de la Secretaría de Minería fiscalizaron los trabajos de avance del proyecto de oro Lindero operado por la empresa Mansfield SA en la Puna salteña. El control, que se llevó a cabo la semana pasada en la zona de Arizaro, se realizó en cumplimiento con la Declaración de Impacto Ambiental para el proyecto emitida por la Secretaría.

El equipo evaluador, perteneciente al área de Gestión y Fiscalización Minero Ambiental, verificó los trabajos de campo realizados hasta la fecha en la zona del proyecto, que actualmente se encuentra en etapa de factibilidad, para poder iniciar en los años venideros la etapa de producción.

Los profesionales, inspeccionaron principalmente la zona que se destinará a futuro como patio de lixiviación, donde actualmente la empresa está ejecutando estudios geotécnicos a través de la consultora ambiental Ausenco Argentina SA.

En ese sector se controlaron las calicatas (pozos) de observación y canchas de pruebas en las que se analizan distintas características del suelo y sus condiciones mecánicas para determinar, entre otros aspectos, el sustrato y método de impermeabilización más adecuado para ese terreno.

También se verificaron otros avances realizados por la empresa desde la última inspección, realizada en noviembre del año pasado, como la demarcación en el terreno del sector mineralizado y de la zona estéril (sin mineral), y los pozos de sondajes que delimitan el yacimiento.

Asimismo se realizó el control de rutina sobre los aspectos de seguridad e higiene, campamento, manejo de residuos, y estado de los caminos de acceso al campamento y a la zona del yacimiento.

Edición Digital