La mina Sierra Gorda de KGHM en Chile ha logrado dos hitos históricos con el inicio de su producción comercial y el primer embarque de molibdeno.

La planta de cobre ha estado operando por más de sesenta días a un 65% de su capacidad de diseño. Ha sido completamente entregada al personal de operaciones, con todos los principales gastos incurridos para llevar a la mina a la condición necesaria para su producción comercial. Con la inauguración de las nuevas instalaciones portuarias a principios de este mes, cumpliendo con los más exigentes estándares medioambientales, el concentrado ahora se transporta con en vagones ferroviarios para su descarga y almacenamiento en el puerto de Antofagasta y posteriormente es embarcado desde las recientemente inauguradas instalaciones portuarias. Esto no solo permite acortar y facilitar el proceso de envío de concentrado desde Sierra Gorda, sino que también contribuye en gran medida al desarrollo responsable del sector minero en Chile.

“Hemos probado que nuestro proyecto se está desarrollando según lo programado y de la manera en que fue diseñado originalmente. Esto es importante para nuestros accionistas en el mundo, que comprenden el mayor valor de KGHM, impulsado por el éxito comercial de Sierra Gorda, como también para nuestros socios de negocios, nuestros trabajadores y para las comunidades locales. Vamos a continuar por este camino de manera que las ventas del producto de Sierra Gorda, anunciadas para este año, se materialicen,” afirmó Herbert Wirth, presidente ejecutivo de KGHM.

Paralelamente al comienzo de la producción comercial de cobre, la planta de molibdeno ha producido concentrado con al menos un 40% de contenido metálico. Bajo una sociedad estratégica con Molymet, Sierra Gorda comenzó a entregar concentrados de molibdeno para ser convertido en óxido de molibdeno, briquetas y ferromolibdeno según estándar. Los embarques de productos de Sierra Gorda desde Chile comenzaron en Julio.

Edición Digital