La minera Chinalco anunció que su proyecto cuprífero Toromocho comenzó su producción comercial en línea con su último plan, como se describe en su informe anual.

El proyecto ubicado en Junín, centro-sur de Perú, inició operaciones en diciembre del 2013 con una inversión de US$3,500 millones. Se estimaba que en esta etapa produjera 275,000 toneladas métricas finas (TMF) de cobre al año, según el Ministerio de Energía y Minas (MEM).

La segunda etapa del proyecto, que entraría en operación en enero del 2018, demandará una inversión de US$1,320 millones, según el MEM. Se espera que la ampliación genere una producción anual adicional de 25,000 TMF de cobre.

En enero el proyecto cuprífero registraba un avance del 62% en el uso de su capacidad instalada.

Toromocho, junto con Cerro Verde y Las Bambas, es uno de los principales proyectos mineros del Perú. Éstos serían el principal factor del crecimiento del PBI minero, el cual -según APOYO Consultoría- registraría una expansión de 15.2% en el 2016 y de 16.2% en el 2017.

Edición Digital