Con una inversión de US$380 millones, Cerro Blanco será la primera iniciativa para explotar, procesar y transportar mineral de rutilo (dióxido de titanio) en el país y contempla abastecimiento autónomo de agua y energía.

Las obras del proyecto comenzarían pronto, ya que ya obtuvo la Resolución de Calificación Ambiental favorable.

De acuerdo a lo expuesto por la empresa de capitales chinos, estadounidense y peruanos en su Estudio de Impacto Ambiental, se estiman reservas de mineral de rutilo en los yacimientos del proyecto de alrededor de 81,5 millones de toneladas, con una ley de 1,97% de rutilo (TiO2), y una ley de corte de 0,8%. Además se estima una razón estéril/mineral promedio de 1,78.

El proyecto contempla un ritmo de explotación de 4 millones de toneladas anuales de mineral de rutilo, que representa una explotación promedio de material total cercana a 11 millones de toneladas al año. La explotación de los yacimientos abarcará un período total de 20 años y 4 meses.

Además, el proyecto considera una planta de concentración gravitacional, flotación y concentración magnética, que producirá alrededor de 73.000 toneladas anuales de concentrado de rutilo (TiO2), con una ley cercana al 96%.

La obra considera el abastecimiento autónomo de agua y energía eléctrica a través de una planta desalinizadora y líneas eléctricas.

Edición Digital