Minera Centinela, del Grupo Antofagasta Minerals, ingresó al Sistema de Evaluación Ambiental (SEA) de la región de Antofagasta el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) de su proyecto “Desarrollo Minera Centinela”, en el que se invertirá un total de US$ 4.350 millones y permitirá extender sus operaciones hasta el año 2056.

La iniciativa contempla la ejecución del proyecto en dos etapas. La primera corresponde al desarrollo del yacimiento: Esperanza Sur, que tiene un plan estimado de inicio de operación para el año 2019 y que significará una inversión de US$ 2.700 millones. Por su parte, la segunda etapa consiste en el desarrollo del yacimiento Encuentro Súlfuros, cuyo plazo de operación se proyecta para 2024, donde se invertirán US$ 1.650 millones adicionales.

El Proyecto DMC implicará además el desarrollo de una nueva planta concentradora y un nuevo depósito de relaves espesados adicional. Para la exportación de su concentrado de cobre, el proyecto utilizará el muelle de Minera Centinela ubicado en sector costa cercano a la localidad de Michilla, realizando algunos ajustes en el sector de acopio de mineral, en el sistema de impulsión de agua de mar y en el área de espesamiento del concentrado.

Al sumarse a una operación ya existente que aprovecha las sinergias y capacidades territoriales presentes en el distrito minero, el proyecto minimizará su potencial impacto en el entorno. Prueba clara de ello es la utilización de los trazados tanto del “concentraducto” como del acueducto, y el muelle desde donde el mineral se distribuye a los mercados internacionales.

Se estima que el proyecto generará hasta 9.000 puestos de trabajo durante el proceso de construcción entre los años 2016 y 2019. Asimismo, la operación requerirá de una dotación adicional de 2.900 personas en sus dos etapas, entre trabajadores propios y contratistas, privilegiando la contratación de personas de las localidades cercanas al proyecto y de la región de Antofagasta.

En su primera etapa, que se pondría en marcha en 2019, DMC permitirá agregar 140.000 toneladas de cobre fino. Con su segunda etapa, en 2024, se agregarán otras 60.000 toneladas. De esta forma, en la próxima década, Minera Centinela alcanzará una producción anual superior a las 400.000 toneladas.

Edición Digital