Entre las inversiones anuales en materia de infraestructura minera en la provincia de San Juan la empresa se Barrick destaca porque actualmente desarrolla un proyecto que busca ampliar la capacidad de la cancha de lixiviación de la mina Veladero.

El dato fue confirmado por Felipe Saavedra, ministro de Minería de San Juan: “La compañía busca duplicar la capacidad de su cancha de lixiviación y ya está trabajando para presentar la ingeniería de detalle, al menos eso es lo que se les ha solicitado”, le dijo al diario Cuyo Minero.

Actualmente, el área donde se produce la separación del mineral útil del estéril mediante el uso de solución cianurada posee una capacidad total de 700 millones de toneladas, según confirmaron fuentes técnicas del Ministerio de Minería local.

Desde la compañía Barrick no especificaron cifras de inversión ni etapas del proyecto que busca incrementar la capacidad de la zona de lixiviación. Sin embargo, fuentes del área de Comunicación de la minera explicaron a este suplemento que “el detalle de las tareas de ampliación lo vamos a comunicar conjuntamente con nuestros resultados financieros, dado que se trata de inversiones propias de la empresa y estamos comprometidos a informar primero a nuestros accionistas todo este tipo de obras”. Independientemente de que el dato no haya sido profundizado por la compañía, fuentes técnicas del Ministerio de Minería confirmaron que la ampliación implicará pasar de trabajar actualmente con 4 fases del área a realizar labores con 9 fases.

La estructura de la zona de lixiviación en Veladero posee un área de almacenamiento de solución rica, un área central y otra de acopiamiento de mineral. Este lugar posee doble geomembrana y antes de empezar a apilar la roca molida, hay 60 centímetros de material clasificado que la protege del sol y del viento. Hacia abajo, hay 50 centímetros de grava que la separa de la segunda membrana, y entre ambas está el sistema de detección y recuperación de filtraciones. A su vez, por debajo de la membrana inferior existen 30 centímetros de suelo “muy impermeable”. Estas membranas altamente especiales tienen la capacidad de estirarse en un 800 % sin romperse y pueden aguantar rocas filosas sin que se perfore o afecte de alguna manera su resistencia.

Desde su etapa de construcción, cuando se comenzaban a proyectar las 52 hectáreas de la cancha de lixivación, se realizaron diferentes pruebas sísmicas para que pueda soportar sin colapsar terremotos de hasta 8.5 de magnitud. El área de lixiviación tuvo originalmente la capacidad para albergar 1 millón de m3 de líquido, y en el proceso de obtención de mineral se utiliza mucho menos de su capacidad total, es decir que “si ocurriese un evento meteorológico extraordinario lo podría soportar sin romperse o desbordarse”. Caber recordar que en el año 2011 se puso en marcha un nuevo sistema que permite reutilizar el agua de los efluentes de las plantas de tratamiento del campamento de Veladero dentro del circuito cerrado de lixiviación, para la obtención del metal doré.

El sistema que mejora el manejo de los recursos logró minimizar el agua que consume el proceso de lixiviación, reutilizando el agua para consumo humano. Previamente, el caudal de agua pasaba por la planta de tratamiento biológico y luego de alcanzar los valores exigidos por ley, se volcaban a lechos de infiltración.

Edición Digital