La empresa Sophia Energy espera lograr los permisos ambientales, evaluación de antecedentes y trabajos necesarios para poder explorar en la zona de Laguna Sirven, en la provincia de Santa Cruz, en Argetina.

La minera se basa en los estudios del CNEA y asegura que en la zona hay “mucho potencial” para una explotación que sería sólo superficial. Cabe recordar que ya hubo intentos anteriores y estos fracasaron por falta de licencia social.

Mientras en el país se debate y se busca el desarrollo de la explotación de uranio para potenciar el desarrollo nuclear, en Santa Cruz el tema ha sido largamente debatido.Días atrás, en declaraciones al portal especializado El Inversor, Guillermo Re Khul, al frente de Sophia Energy, confirmó que la empresa está abocada a la gestión de los permisos ambientales, la evaluación de antecedentes y los trabajos necesarios para explorar el norte de la provincia de Santa Cruz.

“Esta zona era muy conocida desde hace mucho tiempo y el uranio es superficial, así que la potencial extracción del uranio está dentro de los primeros 3 metros de profundidad. Son yacimientos de baja ley, pero de gran extensión. Sabemos que hay uranio, los antecedentes de la CNEA son muy alentadores porque prospectó el área hace unos 20 años atrás”, planteó.Pero todavía no hay confirmaciones. De hecho, el ejecutivo sostuvo que “suponiendo que nos dieran las autorizaciones, sería ideal empezar a explorar la próxima temporada estival y para ello tenemos estimada una inversión de US$ 2 millones, destinada a una primera etapa que puede incluir dos campañas”, dando cuenta de que aún no han sido autorizados para explorar.

Sophia Energy tiene los derechos mineros en unas 100.000 has. que cubren aproximadamente el 80% de los sectores más prospectivos de la cuenca uranífera, ubicada en los alrededores de Laguna Sirven. El yacimiento es del tipo calcrete, es decir que el mineral se presenta dentro de un material arenoso y de gravas poco consolidado. Según Re Khul, “en este momento el uranio todavía está en valores bajos, pero su precio sigue siendo razonable para un mercado internacional. Acá el tema son los costos argentinos en cuanto a exploración y producción”.

Edición Digital