Mina Invierno ingresó al Servicio de Evaluación Ambiental una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) con el objeto de incorporar tronaduras como un método complementario en la extracción mecánica de estéril, que busca fragmentar este material con baja carga de explosivos y así mejorar los niveles de productividad de la operación.

En efecto, luego de más de dos años de operación, se verificó que una parte del material estéril que se requiere remover presenta niveles de dureza superiores a lo esperado según el diseño del yacimiento, lo que genera un mayor desgaste y esfuerzo de los equipos mineros y disminuye los rendimientos productivos esperados, situaciones que requieren ser corregidas para potenciar en el presente y proyectar esta actividad productiva en el largo plazo, en especial en el escenario actual de bajos precios del carbón.

La tronadura es una técnica minera de altos estándares de seguridad y de amplia utilización a nivel internacional, nacional y regional. Mina Pecket, distante a 30 kilómetros de Punta Arenas, la utilizó frecuentemente durante varios años. Además, cabe señalar que la tronadura se emplea en países mineros líderes en materias medio ambientales, en los cuales conviven la ganadería y la minería sin ser actividades excluyentes.

Esta técnica se encuentra regulada por organismos sectoriales, por lo que su aplicación sólo es posible con las autorizaciones correspondientes y con la aplicación de rigurosos protocolos que velan por la seguridad de las personas e instalaciones y minimizan las implicancias medio ambientales, situaciones que son adecuadamente presentadas y evaluadas por Mina Invierno en la Declaración de Impacto Ambiental.

Mina Invierno reitera su compromiso de operar con altos estándares de seguridad y cuidado al medio ambiente y con un programa innovador y de vanguardia en rehabilitación ambiental y reforestación.

Edición Digital