La agencia de noticias EFE informó que Antofagasta Minerals, brazo minero del grupo chileno Luksic, ha anunciado la finalización del proceso de compra de la canadiense Duluth Metals, iniciado en Noviembre del año recién pasado.

La operación demandó una inversión total de 96 millones de dólares canadienses (79 millones de dólares estadounidenses), precisó la firma chilena en un comunicado.

Con la compra de Duluth Metals, que era dueña del 60 % del proyecto Twin Metals Minnesota (TMM), la empresa chilena pasa a ser propietaria de la totalidad de ese proyecto, "que posee un atractivo potencial geológico de cobre, níquel y metales del grupo del platino", precisó Antofagasta Minerals.

La firma chilena reafirmó asimismo su interés por la internacionalización y crecimiento de su negocio minero, así como en la búsqueda de nuevos proyectos, tanto dentro como fuera de Chile.

Diego Hernández, presidente Ejecutivo de la empresa, consideró la compra de Duluth "un paso positivo en la consolidación de nuestro crecimiento de largo plazo".

El proyecto Twin Metals "está situado en un distrito muy atractivo y ahora vamos a concentrarnos en optimizar el estudio de pre factibilidad, para luego avanzar en la obtención de los permisos necesarios para poder tomar la decisión de inversión", añadió.

Twin Metals, según Antofagasta Monerals, "es uno de los yacimientos no desarrollados de cobre más grandes del mundo, con el potencial de una producción de clase mundial. Está ubicado en un área de Estados Unidos con una larga tradición minera y con la infraestructura necesaria para llevar a cabo nuevos proyectos".

Antofagasta Minerals produce actualmente algo más de 700.000 toneladas anuales de cobre en sus minas Los Pelambres, El Tesoro, Michilla y Esperanza. También produce cobre en Pakistán en asociación con la canadiense Barrick Gold y extrae otros minerales en Chile y Perú.

Además posee el Ferrocarril Antofagasta-Bolivia, y Aguas Antofagasta, que surte de agua potable a esa ciudad y otras 30 localidades de la zona, en el norte de Chile.

En el primer semestre del año pasado, sus beneficios netos sumaron 330,8 millones de dólares, un 16,3 % menos que en el mismo período del 2013, baja explicada principalmente por la caída del precio del cobre

Edición Digital