Con el objetivo de mitigar los efectos negativos que afectaron su producción, la peruana Minsur continuará con su plan de optimización en sus minas de San Rafael en Puno y Pucamarca en Tacna, señaló el director ejecutivo de la compañía, Juan Luis Kruger.

Según explicó, se vieron afectados durante el tercer trimestre del año con el menor grado y la caída de los precios de los minerales. Ante ello, destinaron US$ 4.9 millones para incrementar la capacidad de la desmontera y la revalera de su mina de estaño San Rafael, y US$ 1.9 millones a la mina aurífera Pucamarca para la construcción de la segunda etapa del pad de lixiviación.

Edición Digital