El agotamiento de las reservas precipitó el término de las operaciones de la primera minera del Grupo Luksic, en la que se desempeñan 1800 personas.

El Mercurio de Calama informó que, a fines del próximo año, Antofagasta Minerals (AMSA) terminará definitivamente sus operaciones en Minera Michilla. El agotamiento económico de las reservas precipitó el cierre de la primera minera del Grupo Luksic, que está abocado a buscar fórmulas para atenuar el impacto que esta medida tendrá en sus trabajadores, empresas contratistas y comunidad.

Efectivamente, fuentes de la empresa confirmaron ayer lo que el mercado y el mundo minero venía anticipando desde hace mucho tiempo. Tras 22 años de operación los recursos de Minera Michilla ya no son suficientes para mantener y justificar económicamente una operación minera a gran escala, por lo que AMSA terminará su operación a fines de 2015. La decisión ya fue comunicada al Gobierno Regional y al sindicato de la minera.

Minera Michilla venía bajando progresivamente su producción y se espera que el próximo año alcance las 30 mil toneladas de cobre fino, un 30% menos que este año y más de un 40% menos que su producción récord lograda en 2003.

Según comentaron las fuentes consultadas, en ese distrito minero existen recursos que podrían ser atractivos para empresas de la mediana o pequeña minería.

Como todas las compañías mineras con producción sobre las 10 mil toneladas, Michilla presentó el martes su Plan de Cierre de Faenas al Sernageomin, cuyo costo alcanzó los US$ 42 millones.

Actualmente laboran en la minera unos 1.800 trabajadores, 700 de dotación propia y 1.100 contratistas. Tanto para sus trabajadores como para los supervisores, el grupo ya comenzó a preparar planes de retiro especial, además de programas de reconversión laboral o reubicación en otras faenas de la compañía en la zona.

Asimismo, la minera buscará agilizar los estudios de ingeniería y conseguir los permisos ambientales para otros proyectos que le permitan seguir creciendo como grupo y compensar los puestos de trabajo que se perderán en Michilla.

Edición Digital