La Gerencia de Comunicaciones de Codelco Chile informó que, tres semanas antes del cumplimiento del plazo para el fin del régimen transitorio de la ley 20.551, que regula el cierre de faenas e instalaciones mineras, la Corporación hizo llegar al Sernageomin sus planes para el cese de operaciones en sus ocho centros de trabajo.   - De acuerdo a los planes presentados, la empresa evaluó que el 20% del valor presente del Plan de Cierre Corporativo -expresado en dólares- asciende a US$ 709 millones, lo que equivale a la primera cuota de garantías que deberá acreditar la empresa.

“Creemos que la nueva ley de cierre nos pone al día respecto de la normativa internacional en cuanto a que el cierre es parte del ciclo de vida útil, no algo posterior y ajeno a éste, y  que debe realizarse  dentro del horizonte de sus operaciones”, señaló René Aguilar, Vicepresidente de Asuntos Corporativos y  Sustentabilidad de Codelco. Para el ejecutivo “la ley tendrá un impacto favorable en materia ambiental, pues debiera evitar  la generación de nuevos pasivos mineros y el abandono de faenas, ya que el Estado tendrá los recursos administrativos y sancionatorios para fiscalizar y, eventualmente, proceder contra los titulares, así como los recursos financieros para cerrar por sí mismo una faena abandonada”, sostuvo.

A fines de octubre Codelco ingresó al Sernageompin los planes que establecen el cese de sus operaciones en sus ocho divisiones. “Estamos satisfechos de haber presentado antes del plazo legal, los 8 planes divisionales de cierre, algunos de ellos de alta complejidad debido a las dimensiones y antigüedad  de  nuestros yacimientos e instalaciones industriales, cumpliendo así como Corporación, en forma conjunta y en plazo con esta nueva normativa”, explicó Aguilar.

La normativa legal, establece que el cierre de las faenas e instalaciones mineras debe efectuarse dentro de la vida útil de los yacimientos (y no posterior a ella), impone el pago de garantías y constituye un fondo para el post-cierre.  

Los planes de cierre deben cautelar la estabilidad física y química de los yacimientos e instalaciones que han finalizado su vida útil, de modo de resguardar la seguridad y evitar riesgos para las personas y el medio ambiente. En Codelco, el proceso de elaboración de los  planes de cierre de las divisiones demandó un año de trabajo y la participación de profesionales propios y expertos de empresas consultoras.

Una vez presentados los planes de cada División al Sernageomin, Codelco estima que dicho organismo debiera emitir sus resoluciones  dentro del primer trimestre de 2015. Una vez que sean aprobados, Codelco tiene seis meses (entre julio y octubre 2015, aproximadamente) para consignar la primera cuota de las garantías, equivalente al 20% del valor presente del plan de cierre, cuyo valor asciende, en este caso, a US$ 709 millones. La empresa está evaluando licitar los instrumentos financieros para acreditar dichas garantías.

Todas las operaciones actuales de Codelco se acogieron al Régimen Transitorio de la ley. Los planes de cierre incluyen los proyectos estructurales sólo en aquellos casos en que cumplen con los siguientes requisitos: Resolución de Calificación Ambiental (RCA) aprobada; y decisión de inversión por parte del Directorio o inicio de obras tempranas.

Dado lo anterior, el Plan de cierre de Chuquicamata incluye el proyecto Chuquicamata Subterránea; el Plan de El Teniente contempla el proyecto Nuevo Nivel Mina, actualmente en ejecución; mientras que el plan de cierre de Ministro Hales pudo acogerse al régimen transitorio, debido que al momento de la promulgación de la ley (noviembre 2012) se encontraba realizando el preestriping de la mina.

Edición Digital