El gerente del complejo de Karachipampa, Edgar Pinto, estimó que esa planta metalúrgica, ubicada en Potosí, Bolivia, generará una utilidad neta por encima de los cinco millones de dólares al año, por la producción de plomo y plata, desde el 2015.

“Estamos estimando que por lo menos, como mínimo, vamos a generar cinco millones de dólares netos al año”, remarcó Pinto.

Añadió se encuentran en la puesta en marcha de la Empresa Metalúrgica de Karachipampa (EMK), desde el 10 de septiembre fecha en la que se entregó el primer lingote de plomo al presidente Evo Morales y posteriormente, la primera barra de plata.

Remarcó que actualmente se están ajustando los parámetros metalúrgicos de la planta. Ésta es una etapa de prueba de mucha importancia porque permite realizar el registro de los flujos y los caudales de alimentación de la planta.

“En la gestión 2014 estamos en la etapa de puesta en marcha de la planta, recién vamos a tener parámetros de utilidad en la gestión 2015, estamos ahora poniendo en funcionamiento la planta bajo controles de parámetros metalúrgicos y eso nos va tomar toda esta gestión”, explicó.

El Complejo Metalúrgico de Karachipampa prevé procesar 160 toneladas métricas de plata anualmente. Según Pinto cada tonelada tiene un valor comercial de 1 millón de dólares.

Edición Digital