En 2019 y no en 2018, como estaba presupuestado, entraría en operación el proyecto Nuevo Nivel Mina El Teniente, desarrollado por Codelco.

Así se desprende de una presentación que hizo el presidente ejecutivo de la estatal, Oscar Landerretche, ante la Asociación de Industrias Metalúrgicas y Metalmecánicas (Asimet).  

“Efectivamente, el proyecto estructural Nuevo Nivel Mina El Teniente presenta un atraso respecto de su fecha estimada de término”, señaló Codelco al ser consultados, sin precisar una fecha oficial de puesta en marcha para la iniciativa.

Fuentes cercanas a la empresa indicaron, sin embargo, que las demoras en el proyecto tienen que ver con ajustes de alternativas de desarrollo al interior de la mina.

Mientras, Codelco reiteró que tanto ésta como otras iniciativas están siendo revisadas por la nueva administración -liderada por Nelson Pizarro-, en conjunto con la vicepresidencia de proyectos. Eso, para garantizar su robustez, seguridad y rentabilidad.

“El referido trabajo de revisión de los alcances de los proyectos estructurales, sus diseños mineros, planes de ejecución, montos y plazos, tomará un tiempo de entre dos y tres meses, luego de lo cual se podrá informar con precisión la realidad en esta materia”, indicó la estatal.  

Los trabajadores atribuyen los ajustes a mejoras en la construcción de los túneles que incorpora el proyecto, ya que hay complejidades presentes en los terrenos donde se desarrollan.

La iniciativa considera la construcción de dos túneles: uno para la entrada y salida de buses con trabajadores y otro, para la correa transportadora de mineral, pista de servicios y vía alternativa para emergencias.

De acuerdo con la página web de Codelco, la construcción de estas obras tomaría cuatro años de trabajo, ya que se ubican debajo de la cota del río Coya, para llegar al sector denominado Confluencia, en la altura de Caletones (cota 1.500).

La iniciativa -que está dentro de la carpeta de proyectos estructurales por US$ 23.500 millones de Codelco- contempla una inversión de US$ 3.431 millones y se ubica en las cercanías de Rancagua.

Su objetivo es asegurar la continuidad operacional de la División El Teniente hasta  2068, ampliando la mina en un sector más profundo del cerro (cota 1.880).

Una vez operativa permitirá mantener la capacidad de El Teniente en las actuales 137.000 toneladas por día, que equivalen a una producción en régimen en torno a 434.000 toneladas de cobre fino al año. Además, deja la posibilidad futura de  iniciar obras para poder llegar a producir 180.000 toneladas por día.

Edición Digital