En Bolivia, los primeros lingotes de plomo con una pureza del 99,97%, producidos en la Empresa Metalúrgica Karachipampa (EMK) de Potosí, fueron entregados al presidente Evo Morales y otras autoridades. El complejo estuvo paralizado desde la conclusión de su construcción hace 30 años, en 1984.

La entrega de esos productos se realizó en un acto especial en instalaciones de la misma planta donde estuvieron presentes el ministro de Minería y Metalurgia, César Navarro; el gerente general de la EMK, Édgar Pinto; el presidente de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), Marcelino Quispe; el secretario ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Trujillo, autoridades locales y dirigentes de organizaciones sociales.

Datos del Ministerio de Minería y Metalurgia, difundidos durante la visita a la planta, señalan que la construcción del complejo comenzó en 1979 y terminó en 1984, y se intentó empezar operaciones en 1985. Pero la relocalización hizo que la planta no arranque, por lo que nunca comenzó operaciones hasta el 15 de julio de este año.

En esta última fecha se dio inicio al calentamiento del horno Kivcet (que permite obtener el plomo metálico) de la planta y con ello la EMK, bajo la dirección de la empresa boliviana Therconsult, inició la producción del primer bullón de plomo el 2 de agosto.

El presidente de la Comibol, Marcelino Quispe, anunció que este tipo de plantas tienen una vida útil de entre 10 y 15 años, pero dependen de su estructura por lo que irán delineando este aspecto a medida que vayan trabajando en el complejo. “No se olviden que esta planta ha sido paralizada hace 30 años, no se olviden que nuestros accesorios se han venido deteriorado y lo hemos ido cambiando y justamente no ha sido un trabajo fácil”, señaló tras indicar que en la medida que vayan trabajando y observando los requerimientos en esa infraestructura se incrementará la vida útil.

Desde el 15 de julio y hasta el 31 de agosto la EMK ya produjo 60 toneladas de plomo con una pureza de 99,97%, informó el asistente de Gerencia de Producción del proyecto, Franz Romano. Cada lingote pesa 50 kilos.

La capacidad de producción del complejo es de 51.000 toneladas de plomo y plata al año, pero inicialmente se prevé alcanzar en los próximos seis meses el 80% de esa meta, añadió. El presidente de la Comibol precisó que la capacidad de tratamiento en esta planta es de 7 toneladas por hora de concentrados de plomo y plata, pero que en la actualidad están trabajando con 5 toneladas por hora.

La producción de lingotes de plata comenzará en octubre de este año, anunció Quispe y agregó que para su comercialización considerarán la cotización actual de ese metal. “La comercialización sería inmediata después de la acumulación de las toneladas correspondientes”, detalló.

Edición Digital