El proyecto subterráneo, permitirá aumentar la producción de minera de 30 mil a 50 mil toneladas anuales al 2018.

El Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental aprobó en forma unánime el proyecto minero “21 de Mayo” presentado por Minera San Gerónimo, que pretende establecer un nuevo nicho de extracción de concentrado de cobre en el sector de Talcuna, en Vicuña, norte de Chile.

Durante esta aprobación la Intendenta Hanne Utreras destacó la necesidad de contar con proyectos de inversión en la región de Coquimbo, que permitan reactivar la economía regional y crear nuevas fuentes de empleo.

La jefa regional manifestó que es parte del compromiso expresado por el gabinetede la Presidenta Bachelet, en su reciente visita, “este es el camino que nos permite con responsabilidad, poder desburocratizar los procesos administrativos y los trámites para promover el dinamismo y el crecimiento en la zona”, expresó.

“Para nosotros como Gobierno Regional, es muy importante mantener las tasas de empleo en la región, además de generar las condiciones necesarias para agilizar procesos de inversión que permitan impulsar el desarrollo de la economía y todas nuestras vocaciones productivas”, señaló la Intendenta.

Patricio Rendic, Director Ejecutivo de Minera San Gerónimo, explicó que el impacto de este proyecto se verá reflejado principalmente por la necesidad de nueva mano de obra que acompañará esta nueva etapa de expansión.

Elproyecto subterráneo, permitirá aumentar la producción de minera San Gerónimo, de 30 mil a 50 mil toneladas anuales al 2018.

“Este proyecto nos asegura la continuidad de la mina subterránea por 10 años más y también nos permite asegurar en un 100% los puestos de trabajo. Hoy contamos con 800 personas de la compañía, más 500 contratistas con excelentes condiciones de trabajo y remuneraciones”, detalló el ejecutivo.

El proyecto minero presentado al Servicio de Estudio de Impacto Ambiental, contempla una inversión cercana a los 25 millones de dólares, además de un plan de mitigación del impacto ambiental, que cuenta con una planta de tratamiento de aguas servidas.

Para evitar eventuales focos de polución en el trayecto y dentro de la mina, la empresa consideró aplicar bischofita en los caminos próximos a la faena para reducir el polvo en suspensión, lo que fue considerado dentro de la evaluación del proyecto.

Edición Digital