Portal Minero informó que, transcurridos 16 años del cierre de la mina, provocado por el derrumbe del precio del oro en el mercado internacional, la compañía panameña Greenfield Resources Inc. solicitó a la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) la aprobación del estudio de impacto ambiental (EIA) para reactivar su explotación.

El yacimiento en la provincia de Veraguas tiene proyectada una una vida productiva de 12 años, y para explotarlo la empresa planea instalar una planta con capacidad inicial para procesar 5 mil toneladas diarias de material, con proyecciones para incrementarla a 7 mil toneladas.

"La empresa obtuvo en 2012, durante la administración de Ricardo Martinelli, los derechos exclusivos para buscar oro en una zona de 2,400 hectáreas… la compañía asegura que la operación se concentrará en dos fincas con una extensión de 353 hectáreas."

"Como los puntos positivos de la reactivación de la mina, la empresa señala la creación de 900 empleos y una mejora en la economía local.", pero se debe señalar que el proyecto no ha estado libre de polémica: habitantes de la zona han expresado su rechazo porque temen que se produzcan derrames de las aguas contaminadas, lo que ya habría ocurrio en los años 90, señalaron.

Edición Digital