La decimotercera versión de la muestra acogió a un mercado de gran potencial, que tiene en Chile su centro neurálgico por contar con las mayores reservas probadas de cobre del mundo y donde operan las principales firmas mineras internacionales.

Nuevos negocios valorados en más de 1.800 millones de dólares se concretaron en Expomin 2014, la mayor feria minera de Chile y una de las más importantes del mundo, que concluyó tras reunir durante cinco días a 1.640 expositores de 36 países, informaron sus organizadores.

"Expomin se ha ido perfilando como feria proveedora de productos y servicios para distintos ámbitos de la industria minera, en seguridad, telecomunicaciones y generación eléctrica", declaró el director ejecutivo de la muestra, Carlos Parada.

"Este evento viene creciendo desde hace muchas versiones y esta versión marca un hito histórico, es la más grande que se ha hecho desde su creación en 1990 y la industria seguirá exigiendo concentrar aún más oferta de tecnología", agregó.

Parada resaltó además la gran participación de empresas extranjeras, considerando que el sector minero local no puede abastecerse sólo con proveedores locales.

"Esta feria cubre cerca de un 70% de oferta que viene de otros países y la muestra de cada uno de ellos ha ido creciendo en cada versión", precisó.

Más allá de las ruedas de negocios realizadas en Expomin, el encuentro también abrió un espacio al debate sobre los desafíos actuales y futuros de la minería.

"Expomin tiene la misión de mostrar el desarrollo de la minería y cuál es su proyección de futuro y, en ese sentido, los seminarios que se han dictado en esta oportunidad han sido muy relevantes", destacó el gerente de estudios de la Sociedad Nacional de Minería (Sonami), Álvaro Merino.

En esta edición también participo, por primera vez, el Instituto de Comercio Exterior de España (ICEX), el cual contó con un pabellón integrado por 17 empresas, como fabricantes de maquinaria de obras públicas, energía, medio ambiente e ingeniería, así como firmas de certificación y capacitación.

Entre las actividades desarrolladas en el pabellón destacó una ronda de negocios entre grandes grupos japoneses con importantes inversionistas mineros de Chile y compañías españolas.

Edición Digital