Bolivia recibió el año pasado US$94.5 millones en regalías de empresas privadas dedicadas a la minería, mientras las autoridades enfrentan problemas por la reciente aprobación de una ley que regula el sector minero.

“El sector privado aportó US$94.5 millones en regalías por concepto de minería, lo cual representa un 70 por ciento”, dijo el ministro de Gobierno Carlos Romero a la televisora estatal Bolivia TV.

El funcionario explicó que este ingreso es importante para el país porque es un recurso directo a las regiones. Otro 23 por ciento, unos US$31.7 millones, fueron aportados por el sector cooperativista, administrado por mineros independientes asociados a cooperativas. Más de cien mil mineros laboran en esa condición.

La minería estatal solo aportó siete por ciento, equivalente a US$8.4 millones, según datos del ministro. Dos artículos de una ley aprobada la semana pasada por la Cámara de Diputados provocaron el disgusto de los mineros cooperativistas. Las protestas ya dejaron dos muertos y más de 30 heridos.

Uno de los artículos cuestionados es el que establece que el Estado es el único que puede buscar y tener socios, sin embargo los cooperativistas se han asociado con empresas privadas. “Esto no está permitido por la Constitución”, explicó Romero.

El presidente Evo Morales nacionalizó en 2006 el sector hidrocarburífero y puso en marcha su política económica estatal.

Edición Digital