Relincho, iniciativa que la empresa planea desarrollar en la zona de Vallenar y que considera el uso de agua de mar, finalizó su estudio de factibilidad, pero la compañía decidió, por ahora, no seguir avanzando en su concreción.

El proyecto Relincho, que minera Teck planeaba desarrollar en la región de Tarapacá, quedó por ahora congelado.

La empresa informó hace algunos días que, debido a las condiciones de mercado -y pese a que acaba de concluir el estudio de factibilidad de la iniciativa-, por ahora se decidió no pasar a la siguiente etapa.

"Aunque el proyecto sería rentable de acuerdo con los precios de largo plazo, no vamos a avanzar este año en el desarrollo de este proyecto, por condiciones de mercado. En 2014 vamos a trabajar en los estudios de optimización, que se centrarán en la reducción de costos operativos y de capital de Relincho", explicó el CEO de la empresa canadiense, Don Lindsay, en una conferencia con analistas.

La empresa, además de Relincho -que consideraba un capex de US$3.900 millones, de acuerdo con la última estimación conocida- está desarrollando en paralelo el proyecto Quebrada Blanca Fase 2 (QB2), que involucra la expansión del yacimiento ubicado en la región de Tarapacá y que requiere US$5.590 millones.

Precisamente, Lindsay dijo que hoy privilegiarán este proyecto en desmedro de Relincho, aunque aseguró que  tarde o temprano concretarán este proyecto.

"Yo diría que (la postergación de Relincho) es más bien una decisión de la empresa en cuanto a la priorización de nuestra asignación de capital. Hemos hecho un montón de trabajo en Relincho en comparación con Quebrada Blanca Fase II y por un número de razones (...) hemos dado prioridad a QB2 . Así que no nos gustaría estar haciendo dos proyectos a la vez", dijo el CEO de la minera que en Chile opera, además de Quebrada Blanca, la mina Carmen de Andacollo, en la región de Coquimbo.

Desde las oficinas en Santiago de la compañía minera se explicó que este año se trabajará en los estudios de optimización de Relincho, de manera de mejorar el valor del proyecto.

Además se explicó que no existen contratos de suministro de energía ni de compra de equipos en negociaciones.

Respecto de QB2, Lindsay agregó que éste comenzará una vez que finalice la construcción del proyecto de petróleo Fort Hills, en Canadá.

Eso sí, eso dependerá de que se aprueben los permisos ambientales, algo que aún no ha ocurrido.

"La secuencia de los proyectos es que QB2 está primero (que Relincho), pero no hemos conseguido el permiso para QB2 y no lo vamos a tener por un tiempo (...) Por ahora trabajando en Fort Hills, QB2 vendrá después de eso, siempre y cuando conseguimos el permiso. Y Relincho después de eso", añadió el CEO de la minera canadiense.

Los proyectos mineros ubicados en la región de Atacama se han visto complicados por la falta de oferta competitiva de energía, luego de la caída de Castilla. Sin embargo, la reciente aprobación en el Consejo de Ministros de la central Punta Alcalde, y la posterior confirmación dada por la Justicia, han revertido este escenario de incertidumbre.

Edición Digital