Ratificando su interés en desarrollar su proyecto de cobre Quellaveco, la empresa Anglo American ejecutará la carretera hacia el yacimiento.

El presidente regional, Martín Vizcarra Cornejo, confirmó que la empresa ha ratificado su mayor voluntad de ejecutar este proyecto, así como cumplir su compromiso social con Moquegua.

Muestra de ello, dijo que el directorio, en su sesión del mes de febrero, ha decidido disponer un presupuesto para que este año se hagan nuevas obras tempranas.

Estas consisten en la conexión vial, en una distancia de unos 50 kilómetros, desde Moquegua hacia el yacimiento  minero.

En la ruta se tiene previsto utilizar la carretera existente que conduce desde el sector de Chen Chen hacia Toquepala, donde 20 kilómetros ya están asfaltados.

Es por eso que la minera tendrá que construir y asfaltar una nueva carretera en 30 kilómetros aproximadamente.

Esta obra implicaría una inversión de US$ 90 millones.

Vizcarra sostuvo que si bien la minera tiene fijado iniciar la inversión en Quellaveco el  próximo año, la construcción de la vía debe hacerse este año, con lo cual se generará empleo y se dinamizará la economía local.

En diciembre del año pasado, la transnacional decidió postergar la ejecución de este yacimiento hasta el 2015. Fue entonces que Vizcarra pidió, mediante una carta dirigida a su presidente Marck Cutifani, explicaciones sobre el tema.

El ejecutivo le respondió el pasado 26 de febrero, asegurándole que la compañía honrará todos sus compromisos asumidos con Moquegua.

Vizcarra Cornejo agrega que, como parte de esos compromisos, la empresa ha ratificado financiar este año los S/. 100 millones que cuesta la derivación del sistema de agua de los ríos Chilota y Chincune, que es parte del proyecto Pasto Grande II.

La empresa Mongomery Watson se encargó de elaborar el expediente técnico de esta obra y una vez que se lo entregue a Anglo American, se debe convocar a licitación.

Para el presidente Vizcarra, todo esto demuestra que la minera sigue en su deseo de ejecutar Quellaveco.

Con la postergación del proyecto se estima que la inversión pasaría de US$ 3,300 millones a US$ 5,000 millones.

Edición Digital