En la mayoría de las minas, el chancado proporciona una vía para recuperación de minerales y su mantención apropiada es la clave para lograr la operación fiable del chancador

Ubicados en la fase inicial de cualquier sistema de procesamiento de mineral, los chancadores son equipos de trabajo pesado y alto costo de los que se espera mucho en términos de rendimiento y fiabilidad. Si el chancador primario deja de funcionar, existe la posibilidad de no contar con una unidad de respaldo para su reemplazo. La planta pasa por su stock de finos y luego se detiene. Sólo por este hecho, la mantención programada correctamente es vital para garantizar la fiabilidad de los chancadores, justificando la enorme inversión que los fabricantes de chancadores a nivel mundial han realizado en los últimos años en el desarrollo de tecnologías que ayudan a hacer la mantención de los chancadores más sencilla y más segura.

Leer el artículo completo en nuestra edición Digital

Edición Digital